Obesidad sin cirugía, el balón intragástrico

El balón intragástrico se confirma como una técnica médica eficaz y sin cirugía contra la obesidad. Al proporcionar una sensación continuada de saciedad, facilita el seguir la dieta que elabora de manera personalizada el especialista para cada paciente. Con este sistema se puede llegar a perder entre 10 y 30 kilos de peso.

Tradicionalmente los tratamientos para combatir la obesidad se basaban en dietas, ejercicio y cirugía bariátrica o de la obesidad. Hoy en día, con el balón intragástrico, las personas que padecen este problema de salud pueden enfrentarse a él sin necesidad de someterse a una operación de cirugía y lo más importante de todo, con un alto índice de satisfacción. Basta con una sencilla endoscopia, con la que se introduce un balón intragástrico de silicona de alta calidad deshinchado. Una vez ubicado en el estómago se rellena de suero fisiológico. El balón queda asimilado perfectamente, produciendo una notable disminución en la percepción de hambre y aumentando la sensación de saciedad. El procedimiento, que suele durar entre 20 y 30 minutos, se lleva a cabo con anestesia tópica en la garganta y con sedación. Según la cirujano de la clínica, el balón permanece alojado en el estómago un máximo de seis meses, tiempo en el que el paciente realiza una vida absolutamente normal. También es cierto que se puede retirar antes si se logra el objetivo deseado de pérdida de peso. Transcurridos los seis meses, el balón se retira de la misma forma que se introdujo, por un endoscopista, quien una vez vaciado procede a extraerlo por vía oral. Una de las características que distingue a esta clínica del resto de clínicas que realizan este mismo tratamiento es el control exhaustivo que realiza de cada paciente, como si se tratara de un Servicio de Urgencia 24 horas. En la clínica existen unas pautas muy regladas en cuanto al perfil del paciente del balón intragástrico, por tratarse de un tratamiento que sólo se implanta por razones de salud y no estéticas, ya que para éstas últimas, nuestras clínicas tienen otros tratamientos más eficaces.

Reeducación en hábitos saludables

Lo que se consigue también con el tratamiento es una reeducación en hábitos saludables durante y después del mismo y de forma perdurable. La dieta que deberá seguir el paciente es individualizada, ya que se calcula teniendo en cuenta sus necesidades nutricionales, su estado físico, patológico y sus preferencias gastronómicas, aportando todo aquello que el organismo necesita. Si se sigue la dieta, se perderá peso de forma progresiva y constante, alrededor de un kilo por semana. Con este sistema, se puede llegar a perder de 10 a 30 kilos en seis meses.

[Total:0    Promedio:0/5]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *